Sarayfilm

CRÍTICA PERFECTOS DESCONOCIDOS

perfectos desconocidos

La película dirigida por Álex de la Iglesia y producida por Álvaro Augustín, Perfectos desconocidos, sigue causando sensación tras dos meses en la cartelera, y es que, la comedia no hace más que recordar la vida cotidiana de los españoles.

El filme aborda la historia de un grupo de amigos de mediana edad que deciden hacer una cena una noche de verano en la que hay luna de sangre. Estos serán interpretados por Belén Rueda, Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega, Dafne Fernández, Pepón Nieto y Beatriz Olivares. Durante la cena los protagonistas jugarán a un juego en el que deberán dejar todos los móviles en la mesa y tendrán que leer en voz alta todas las notificaciones que reciban. A pesar de que al principio no todos se muestran conformes con la actividad, todos acaban participando. Es en este momento donde se desata la trama de la película, el momento en el que se desvelan todos los secretos.

Perfectos desconocidos es una nueva versión de la película italiana Perfetti sconosciuti de Paolo Genovese de 2016. A pesar de tener un escenario muy simple, ya que se desarrolla en el interior de una casa, el largometraje consigue enganchar al espectador con un guion simple que refleja un vocabulario cotidiano, pero realista de una historia morbosa en la que salen a la luz engaños, mentiras, infidelidades y ocultamientos.

La luna de sangre, por otro lado, tomará un papel importante en la narración conforme avancen los hechos. Es el factor decisivo que hace que nos alejemos totalmente de la diégesis propuesta por de la Iglesia, especialmente en el final del largometraje. Esto se debe a que la trama se vuelve un tanto irreal y fantasiosa con lo que deja atrás todo aspecto verosímil de la película, este aspecto ha sido comentado en varias ocasiones, y es que el final de las películas de Álex de la Iglesia deja mucho que desear.

Perfectos desconocidos es una comedia dramática perfecta para reflexionar acerca de la sociedad actual. La adicción a los smartphones cada vez es más abundante, ya no podemos vivir sin móvil y lo peor viene si intentas dejarlo, porque no puedes, necesitas estar conectado al trabajo para estar informado de las constantes noticias y cambios de última hora y, principalmente, saber si tus familiares están bien, algo que conseguimos mediante un solo mensaje gracias a los móviles.

Es cierto que es una película divertida para ver con amigos, ya que nos transporta a un ambiente agradable y amigable donde podemos sentirnos cómodos. Al fin y al cabo, es una cena entre un grupo de amigos españoles, la cual refleja a la perfección cómo es la sociedad española. Por lo tanto, es una apuesta segura para animar una noche entre amigos, eso sí, hay que andar con ojo con la luna de sangre del 31 de enero, no vaya a ser que pase como en la película. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: